13 de enero de 2018

"The Imperial March" by the Vienna Philharmonic Orchestra (HQ)

¿¿Puede haber algo más alucinante que escuchar la marcha imperial de StarWars en el palacio de Schonbrunn?? Seguro que los asistentes a este inusual concierto lo disfrutaron cada segundo. Si la marcha imperial ya mola de por sí (gracias John Williams) y encima has visitado este señorial palacio en Viena (gracias progenitores), residencia de verano de Sissí y Francisco José (el mejor palacio que he visistado jamás, con sus jardines versallescos, sus múltiples estancias y el monumento imperial en paralelo al palacio, Schonbrunn es, impresionante),esta combinación es grandiosa.






En el hotel Bertram

En el hotel Bertram (1965) es una de las 13 novelas de Agatha Christie que tiene a Miss Marple como protagonista. En esta ocasión, Raymond West, el sobrino de Miss Marple la invita a pasar una semana en el hotel Bertram, un hotel donde ya estuvo esta sagaz anciana 50 años atrás y donde le gustaría revivir sus viejos tiempos de juventud. Allí coincide con Lady Selina Hazy, una antigua amiga y entre salidas a los comercios londineneses para comprar paños de cocina y tomar el famoso té inglés a las 5 de la tarde, pasan cosas un tanto raras. Cosas que a la perspicaz Miss Marple le llaman la atención y ya se sabe que allá donde va Miss Marple, tarde o temprano hay un asesinato (no es spoiler). Es importante mencionar que este hotel es famoso por su estilo anticuado y eduardino, donde parece que no ha pasado el tiempo sin renunciar a las comodidades. Por otra parte, en Scotland Yard están que se suben por las paredes por una serie de robos a bancos y trenes, con pistas falsas y nada en claro. A lo largo de la trama, todo se va entrelazando, creando ese clima de misterio e intriga tan característico de Christie, donde nada es lo que parece. Una lectura adictiva y muy fluida para todos los públicos, pero sobre todo, para los amantes de las novelas de Agatha Christie. Es increíble como esta autora de principios del siglo pasado escribiera tantas novelas con el factor sorpresa inalterable y que a día de hoy sigan teniendo tanto éxito. Esta mujer sabía cuál era la clave del éxito, no hay duda.
PD: Se ha hecho una película (1987) sobre esta novela con Joan Hikson como Miss Marple (aunque yo prefiero a Margaret Rutherford). Y por cierto, me parece que mi queridísma Angela Landsbury, también la interpretó.

Miss Marple: “He aprendido (ya lo sabía antes en realidad) que jamás puede revivirse el pasado, que jamás debe intentarse revivirlo… que la esencia de la vida es seguir siempre hacia delante. La vida es una calle de una sola dirección, ¿no es cierto?” 

27 de diciembre de 2017

Metro 2033. El último refugio.

Metro 2033 es una novela postapocalíptica de ciencia ficción escrita por el escritor y periodista ruso Dmitry Glukhovsky. Publicada en 2007, es la primera novela de una trilogía y ha tenido tanto éxito que se ha hecho un videojuego, varios relatos de otros autores pertenecientes al "mundo metro" y si todo va bien, hasta una película (la cual espero impaciente).
La novela está ambientada en el metro de Moscú, en un futuro no muy lejano se produce una guerra nuclear devastadora que provoca que los habitantes de Moscú tengan que refugiarse en el metro debido a la radiación. Resulta imposible vivir en la superficie por lo que empezarán a adecuar el metro para la supervivencia. De esta manera, cada estación de metro se convierte en una especie de ciudad-estado, donde tenemos por ejemplo a los comunistas de la línea roja y a los fascista del IV Reich, los cuales están en guerra permanente entre ellos. También tenemos estaciones que se dedican al comercio, la línea de circunvalación dominada por la Hansa, una especie de organización central o la Polis, el núcleo del metro que es lo más parecido a una ciudad donde todavía se valora el ansia de conocimiento. Pero la red de metro es muy amplia, y hay estaciones muy pobres, otras, como la VDNKh, están más alejadas pero esconden un gran peligro. Nuestro protagonista, Artyom, un joven de 26 años, vive en esta estación, donde un peligro inminente amenaza la seguridad de la estación y la supervivencia de toda la red del metro. Resulta que una de las consecuencias de la radiación fue entre otras muchas, la creación de unos seres no humanos bastante malignos, asquerosos y sobre todo, peligrosos llamados "los negros". Un día, Artyom se encuentra con Hunter, un militar experimentado que quiere ir al final de la cuestión. Para ello, le encarga a Artyom una difícil misión, deberá ir a la Polis y contactar con otro militar llamado Melnik, comunicarle la malísima situación actual y salvar a los pocos supervivientes de la red de metro de una invasión de las criaturas mutantes de exterior. Por supuesto, Artyom vivirá un montón de situaciones increíbles y otras de mucho miedo, bueno, la gran mayoría de miedo miedo, porque parece que en el mismo metro acecha otra presencia peor.
Me ha gustado mucho este libro, a medida que me iba aproximando al final me contagiaba del ambiente opresivo del metro, el personaje principal está muy bien construido, la historia es demasiado intensa con muchos cabos sueltos que espero se resuelvan en las otras dos entregas posteriores. Me ha encantado tanto, que ya tengo en mi poder el segundo volumen, Metro 2034.
Ah! se me olvidaba, al final de la historia hay sorpresa sorpresa...
PD: El dato curioso de esta novela es que las estaciones de metro de la novela se corresponden con las estaciones reales, con sus nombres impronunciables. Si te lías con la situación de las estaciones mientras lees el libro, sólo tienes que ir a Google y mirar el plano del metro de Moscú en la actualidad.

 En ese momento, Artyom creyó haber comprendido la esencia del ser humano, así como el sentido de la vida: vio al ser humano como una compleja máquina destinada a la eliminación de alimentos y producción de mierda.

Por un instante creyó que todo lo que existía en el mundo había perdido todo su sentido: su misión, los intentos de los hombres por sobrevivir en un mundo transformado, y, sobre todo, la vida en todas sus formas. En todo ello no había nada, tan sólo el túnel vacío y oscuro del tiempo que sobrevivía a todo. Todo ser humano tenía que andar a tientas por ese túnel, desde la estación Nacimiento hasta la estación Muerte. Quien buscara la fe, buscaba corredores laterales de ese túnel. Pero lo único que existía eran esas dos estaciones, y el túnel se había construido sólo para unirlas… 

15 de diciembre de 2017

Snow Crash

Snow Crash es una novela considerada el best-seller ciberpunk de los noventa, el hijo de Neuromante (William Gibson, 1984). Escrita en 1992 por Neal Stephenson, nos sumerge de lleno en un mundo futuro (¿o no tan futuro?) donde la Realidad convive con el Metaverso, es decir, el ciberespacio. El protagonista de esta rocambolesca historia es Hiro Protagonist, un asiático negro que en la Realidad trabaja como repartidor para Pizzas Cosa Nostra, Inc, es decir, para la mafia, pero en el metaverso es un príncipe guerrero (la gente tiene sus correspondientes avatares). Hiro siempre lleva encima sus dos espadas samuráis, en la Realidad y en el metaverso, siendo habituales los desafíos a muerte, siendo Hiro indiscutible ganador. Además es un ingenioso hacker que ayudó junto con sus amigos hackers, a diseñar el metaverso, el cual está formado por una calle principal y demás construcciones que se expanden a ambos lados de dicha calle. En el metaverso hay un selecto club, El sol negro, donde sólo los hackers y la gente bien tiene acceso. Un día en la realidad, Hiro tiene problemas con la entrega de una pizza y es entonces cuando conoce a T.A, una adolescente que trabaja como korreo (entrega de paquetes) y que ayudará a Hiro con la entrega, ya que si la pizza es entregada pasada media hora, Hiro tendrá problemas con la mafia (si fallas en tu trabajo estás fallando a tu familia, lema de la Mafia). Mientras tanto en el metaverso, un amigo hacker de Hiro es infectado con un virus, el Snow Crash, el cual no es sólo un virus informático sino también una droga en la realidad. Es una gran amenaza que afecta sobretodo a los programadores informáticos (por que el virus se puede codificar en el lenguaje binario que sólo los programadores pueden leer), y a todos aquellos que en la realidad la consuman como esa droga, o sea, mucha gente. Detrás de este virus, está Cuervo, un tipo que mete mucho miedo y que lleva una bomba de hidrógeno con él a cuestas en todo momento, por lo que peligroso es decir poco. Hiro y T.A se harán socios y se verán envueltos en una carrera para frenar este virus que vuelve a la gente vulnerable y le priva de su capacidad de decidir. Una movida. En este tema del Snow Crash está metidos el gobierno, la Mafia, una iglesia pentecostal privada, y la franquicia del Gran Hong Kong de Mr. Lee, una de las más poderosas del páis, pero es interesante ver de qué parte está cada uno de ellos.
Snow Crash hace referencia a esa nieve que se veía en la televisión cuando se perdía la señal, y se puede traducir como "accidente de nieve".
Esta novela es muy interesante, aporta ideas muy novedosas y la historia es trepidante, pero su lectura es compleja, densa. Tiene dosis de humor, con muchísimas referencias a la ciencia ficción, pero cuando nos cuenta el nacimiento del virus neurolinguistico con la historia de los sumerios y los hebreos y dioses varios, yo me hice un cacao maravillao. Lectura apta sólo para los amantes del género y programadores informáticos.

·      - Un momento, Juanita. Decídete. Esto del Snow Crash… ¿es un virus, una droga o una religión?
-      -  ¿Y qué diferencia hay?- dice Juanita encogiéndose de hombros.

“Hiro apaga la tecnomierda del visor. Solo logra confundirlo; ahí está, leyendo datos sobre su propia muerte mientras tiene lugar. Muy posmoderno. Es hora de sumergirse en la Realidad, como la gente que lo rodea.” 

4 de diciembre de 2017

La casa torcida

¡Cuarto ebook! Hacía años que no leía nada de la gran Agatha Christie. Recuerdo que me aficioné a la lectura de adolescente leyendo a Agatha Christie, Alfred Hitchcock, Stephen King y más tarde, Bukowski. Siguiendo en mi línea de las novelas de misterio, escogí esta novela poco conocida (para mí, porque resulta que ya tiene hasta película).
Y qué puedo decir sobre ella, pues que me ha encantado, una trama de lo más original, con muchos personajes e intrigas familiares. Con un lenguaje sencillo, rápido y fluido, Christie nos lleva hasta una lujosa y rara mansión situada a las afueras de Londres, propiedad de la familia Leónides. Resulta que el patriarca de 80 años ha muerto envenenado y cómo no, aquí hay tomate. La nieta del difunto, Sofía, es novia de Carlos, el hijo de un capitán de Scotland Yard. Tanto Sofía como su padre, instan a Carlos a que se integre dentro de la familia para intentar descubrir al asesino, el cual, se sospecha que es un integrante de la familia. Y claro, cada personaje tiene sus propios motivos para matar al viejo Arístides Leónides.
Si os interesa saber más sobre la gran dama del misterio, podéis visitar su página oficial, donde se puede encontrar de todo lo habido y por haber. Ahora están promocionando la película Asesinato en el Orient Exprés, otra adaptación a su célebre novela. Así de primeras, me extraña que hayan pensado en Kenneth Brannagh para encarnar al detective Hércules Poirot, le daremos una oportunidad, aunque para mí es infinitamente mejor David Suchet, quién dio vida a Poirot durante 13 años en la serie de televisión.

·        “Por desgracia, no hay duda de que nos queremos.”
“La mayoría de la gente no puede ser extravagante porque ha de ganarse la vida.”