6 de agosto de 2020

El misterio de la nocilla desparecida

A Manuela le gustaba mucho la nocilla. Tanto, que su madre tenía que prohibir su consumo en casa porque los botes volaban a una velocidad asombrosa. Manuela era niña de 12 años muy normal y corriente. Le gustaban las mismas cosas que otros niños de 12 años, hacía lo mismo, se vestía igual y tenía un chiguagua llamado Serafín que iba a su bola. Nuestra historia transcurre en el mes de Junio, famoso mes en el que los niños ya tienen sus ansiadas vacaciones de verano y por consiguiente, les dan las temidas notas. A nuestra protagonista Manuelita, que así la llamaban en el colegio a modo de bullying porque ya sabemos lo crueles que son los niños a ciertas edades, no le fue ni mal ni bien el curso escolar, bueno, en realidad bien porque no suspendió ninguna, aunque sus notas fueron como ella, totalmente anodinas, todo suficientes y un bien en religión. Al llegar a casa los padres de Manuela se pusieron muy contentos, ya sabemos que los padres con tal de que sus hijos no suspendan les compran la play o la de mi madre. En nuestro caso, para premiar a Manuelita (perdón, Manuela) sus padres decidieron que había llegado el momento de comprar ese producto tan preciado por la niña, esa crema de chocolate con avellanas que se deshace en tu boca y que te deja con ganas de comer más y más.... seguro que conoces esa embriagadora sensación querido lector, algún día  has sido niño/niña/cosa y en algún momento de tu vida has comido nocilla. Nadie se salva. Es un hecho constatado por la Universidad de Matalascañas.
A lo que íbamos, que por fin, el día soñado llegó. Manuela y su madre fueron al súper y se pararon  frente a los diversos botes de diferentes tamaños, colores y sabores de nocilla. Media hora estuvo Manuela eligiendo bote. Al final, después de mucho rumiar y sopesar los pros y las contras de cada uno, escogió el tamaño grande (muy lógico), color azul de dos sabores. ¡Qué contenta estaba Manuela con su regalo! Ni bicicleta, ni viaje a Benidorm ni Play 500 que valga, lo único que realmente valía la pena para Manuela era la nocilla. Amor real y verdadero, aunque temporal.
Al llegar a casa la nocilla fue colocada en la cocina en un armario, más concretamente en la despensa. Allí permanecería hasta el día siguiente. Con este ejercicio, la madre de Manuela quería trabajar el autodominio de las emociones y los impulsos. La nocilla había hecho perder el control hace años a Manuela y como es natural, la madre de Manuela no quería que los hechos se repitiesen de nuevo. Esta ocasión sería ideal para trabajar el control de impulsos con técnicas psicológicas que había leído en Internet.
Esa noche Manuela se acostó feliz y contenta. Se sentía plena y ya saboreaba la nocilla en su boca.Con estos marrones pensamientos Manuela concilió el sueño y se durmió hasta el día siguiente que se despertó muy temprano, al igual que todos los niños cuando se despiertan el 6 de Enero para ver sus regalos traídos del lejano Oriente. Corriendo cual gacela en celo, Manuela se fue a la cocina y abrió la despensa. Su corazón le dió un vuelco al comprobar que la nocilla no estaba en su sitio. Se había esfumado. Un nudo se le iba formando en el estómago a medida que abría y cerraba todos los armarios de la cocina y posteriormente de la casa. Manuela estaba al borde del colapso hasta que finalmente, se colapsó de verdad. La pobre niña se murió del disgusto. Pobre Manuelita. Pero.... ¿dónde carajo estaría la nocilla? Como narradora y creadora de esta triste historia se me ocurren varias posibilidades:

1. La nocilla se la comieron sus padres porque tenían problemas de adicciones.
2. En esa época, hacía mucho calor. Entre el calor y un componente misterioso que lleva la nocilla, ésta se evaporó de la faz de la tierra.
3. Serafín el chiguagua, se hizo una mascarilla de noche con ella.
4. En los mass media se comentaba que Ricky Martin estaba en la ciudad.

Te animo inteligente lector, a que dejes tu opinión sobre estos trágicos hechos. Entre todos, podremos resolver este intrincado misterio.

28 de julio de 2020

Destinos Perrunos

Destinos Perrunos (Editorial Edelvives) es una recopilación de la vida de 15 perros. Muchos de nosotros tenemos, hemos tenido, ansiamos o tenemos algún mínimo contacto con estos seres perrunos que tanto nos gustan. Son nuestros fieles amigos, un miembro más de la familia. Aunque debido a sus características animales, su esperanza de vida es menor y tristemente vemos cómo nos abandonan antes que los demás.
Nuestros quince protagonistas son muy dispares. Cada uno tiene su raza, su personalidad, sus dueños... Lo que les hace únicos es que sus vidas o su destino final han sido únicos como poco. Otros adjetivos que se me vienen a la mente son macabro, turbio, peculiares, fatídico.. y así más por el estilo.
En cada capítulo, tenemos la historia de nuestro protagonista junto con unas ilustraciones en blanco y negro súper bonitas que ilustran como nadie el texto. El texto corre a cargo de Sébastien Perez y las ilustraciones son de Benjamin Lacombe.
Las historias están inspiradas claramente en el maestro de las historias macabras Edward Gorey, del cual soy fan desde que descubrí su obra. Me gusta ese punto macabro, ácido, poco agradable de sus historias. Otro punto a destacar es la unión de muerte y niños, algo con lo que muy pocos se atreven y salen victoriosos, dichos ea de paso.
El cómic Destinos Perrunos me ha gustado mucho. Al final hay un pequeño índice con algunas razas y hasta unos marcos donde podemos poner a nuestros perros y hacerles de paso, nuestro particular homenaje. Las historias de Flátulo, Serge y las hermanas Mirka y Anka son las que más me han gustado. Cada historia es muy original. Los dibujos son muy bonitos. Lo único malo que le saco al libro es que en veinte minutos ya te lo lees. Tendrían que haber puesto 30 historias por lo menos.

"Tuno era un perro alegre y bonachón. Pero también estábamos de acuerdo en que no poseía educación, porque se comportaba como un cerdo"

Abajo dejo vídeo de Edward Gorey, el maestro, el genio, el inigualable.


22 de julio de 2020

El espacio aéreo de Tonino

El espacio aéreo de Tonino es una novela sorprendente. Escrita por Núria Álvarez de Sotomayor y publicada por la editorial Samarcanda, la historia nos cuenta cómo un trágico suceso rompe una relación de la infancia.
Pero vayamos por partes. El protagonista es Tonino, un niño que vive en un pueblo (cuyo nombre no puedo acordarme, yo creo que es un pueblo cualquiera, y típico donde los haya)  y tiene una mejor amiga que se llama Katy. Ambos niños, son súper inteligentes a la par que súper peculiares. Un día, pasa algo trágico, un fatídico accidente que marcará un antes y un después en la relación de ambos personajes. 17 años después, Katy siente la imperiosa necesidad de ponerse en contacto con Tonino, quien por cierto vive en Amsterdam, ya que tiene un mal presentimiento. Por lo que se pone manos a la obra en esta árdua, porque lo será, misión. Además de Katy y Tonino tenemos a más personajes secundarios, que nos harán reír y llorar por partes iguales.
En realidad esta historia es un auténtico drama combinado con un humor surrealista y bizarro que me encanta. Pero sobre todo, es un drama en el que toca varios temas delicados que remueven las entrañas del lector.
El estilo es sencillo, fácil de leer, de esos libros que vas devorando páginas sin parar sin darte cuenta. Siempre con esa combinación de humor y drama que para mi gusto es el rasgo distintivo de este libro. Porque es un libro peculiar donde los haya. Creo que es la primera vez que me encuentro con un libro que combina tan bien estos dos géneros tan dispares (¿tragicomedia?).
Quería resaltar también, que además de la historia principal, tenemos otras tres historias secundarias con sus personajes, los cuales se van entrelazando entre la historia principal.

Resumiendo, lo que más me ha gustado es:
1. La construcción de los personajes, tanto los protagonistas como los secundarios están súúper bien hechos. Me encantan todos y cada uno, aunque debo reconocer que siento predilección por los amigos (y el abuelo) holandeses de Tonino.
2. El elemento (importantísimo) surrealista de la historia, es decir, los personajes bizarros, sus peculiaridades etc etc, soy fan de ese tipo de humor.
3. La habilidad de la autora de combinar drama y humor.

Ahora toca lo peor:
1. El drama. ¿Por qué? Porque soy una lectora (y cinéfila) de lo más empática, esto quiere decir que he vivido la historia al máximo, ya sea para bien o para mal. Por eso prefiero leer comedia o historias livianas donde no haya mucha carga emocional. De todas formas, el hecho de que como lectora haya vivido tanto la historia, viene a decir que la historia está bien escrita. Si fuera una novela caca, no me habría metido en absoluto ni en la historia ni sentido empatía con los distintos personajes.
2. Me da la sensación de que una historia ha quedado inconclusa, la de Felicity (Núria, si lees esto, por favor sácame de dudas y ¡¡haz comedia!!).
Recomiendo seguir a la autora en instagram @nuriaalvarezdesotomayor  Tiene otra novela publicada titulada "Sintonía con lo irremediable" y suele usar un hastag en insta (donde además nos enseña el lado más secreto o inaccesible de personajes públicos relacionados con la literatura) que me encanta y que no puedo estar más de acuerdo, que es:  #leeressexy
El libro está disponible en Amazon y en otras plataformas, tanto en formato físico como en ebook.
Por tanto, lectura muy recomendada ya que su historia, personajes y estructura es diferente y eso aporta frescura al panorama literario actual.

- ¿Por qué es imposible tu misión? - pregunté evitando la palabra "secreta" adrede.
- Porque me estoy construyendo una nave espacial para ir en busca del Monstruo del Espagueti Volador.


"LLevaba una semana auto-medicándome; de hecho, últimamente me habían entrado ganas de leer Moby Dick por tercera vez, lo que era un claro síntoma de demencia."

20 de julio de 2020

Calloso el apestoso

Hola! os presento a Calloso el apestoso, un personaje que me sacado de la manga de manera espontánea mirando los callos de mi pariente. Le tengo mucho cariño, la verdad. He dedicado a este minicuento unos 15 preciosos minutos de mi vida. Espero que os guste tanto como a mí y que Calloso forme parte de nuestros corazones. Creo que tiene gancho y mucho potencial. Ya me diréis en comentarios. Si aguantas hasta el final del relatillo, te querré mucho.

Calloso el apestoso

Esta es la historia de Sven, también llamado Calloso el apestoso. Sven es oriundo de Navalmoral de la Mata aunque su nombre pueda llevar al despiste. En realidad su nombre hace gala al empotrador ucraniano que embarazó a su madre, que es puta. Así su madre, que tenía más hijos, sabría de quién es cada hijo. Practicidad al poder. De esta manera, en el pequeño pueblo había un Paco, un Manolo, un Christoffer, un Jennifer y nuestro apestoso Sven.
Sven tuvo una infancia muy dura. Como es de suponer, los demás niños del pueblo se reían de él y de su peculiar familia. Sus hermanos, que eran un poco tontos pero fornidos y barbilampiños, también se metían con Sven por que el pobre parecía bastante normal.
Un día, ante las lamentaciones del pequeño y anodino Sven, su madre le dio un tortazo en toda la cara. Luego la siguieron sus hermanos, dándole una torta detrás de otra. Una y otra , una y otra y así sucesivamente hasta que al pobre Sven empezó a hacérsele un gran callo en la cara. La vida de Sven era una mierda, pero sus ganas de vivir todavía estaban intactas, tenía fe en el destinys child. En realidad, esto de las tortas sólo fue el comienzo del fin. Los vecinos del pueblo también se unieron a la familia de nuestro protagonista, de tal forma que cuando Sven iba por la calle y se cruzaba, por poner un ejemplo, con Paqui la carnicera, ésta le propinaba un tortazo a mano abierta que lo dejaba casi muerto. Sven se levantaba y seguía caminando hasta que se encontraba con cualquiera y así pasaban los días, entre tortazos y dolores de cara. Como el inteligente lector habrá podido suponer, a Sven se le quedó cara de callo, es decir, su cara era un tremendo callo y daba mucha grima verlo. De hecho, daban ganas de pegarle. A consecuencia de tanto bulling, Sven el calloso empezó a dejar de lado su aseo personal. No se duchaba, no se lavaba los dientes, no se cortaba el pelo ni las uñas, no se afeitaba su ridículo bigote y lo que es peor, nunca se cambiaba sus calcetines tobilleros blancos de la marca Sport. Sven empezó a oler mal, a apestar, a oler a vinagre rancio vamos. Lo que Sven no sabía era que esto le iba a ayudar en su particular historia, ya que, como olía tan mal la gente no se le acercaba porque despedía un olor nauseabundo, a cagalera de bebé recién hecha, como poco.
De esta manera, el olor putrefacto de Sven lo rebautizó de forma natural como Calloso el apestoso. Calloso se dio cuenta de que la gente ya no le daba tortas por su olor y sus ganas de vivir volvieron poco a poco, sin prisa pero sin pausa. Calloso empezó a idear un brillante plan desde el gallinero, donde vivía desde hace un par de años, para recuperar su vida y empezar de cero en la abierta localidad de Villa Viciosa. Después de meses sin dormir pensando por las noches, llegó a la conclusión de que tendría que escapar de Navalmoral de la Mata, la tierra que lo vio nacer y convertirse en Callosos el apestoso, una noche fría y oscura. Tendría que lavarse y recomponerse para que algún incauto autoestopista le recogiera y le llevara parte del camino. Y así lo hizo Calloso el apestoso. Una noche, sufrió un Michael Jackson, cogió una mochila, una botella de agua, unos trapos que utilizaba para múltiples cosas y las uñas de su pies, ya que Calloso era un sentimental y no quería olvidar. Y así, sin ninguna pena ni gloria, Calloso, que ya no era tan apestoso pero para nosotros siempre lo será, se dispuso a cruzar campo a través hasta la carretera comárcal más cercana. Una carretera que le llevará a vivir mil y una aventuras de mierda o a un infierno eterno en el que sufrirá horribles sufrimientos. ¿Tú qué crees , querido lector, que le ocurrirá a nuestro calloso protagonista?


26 de junio de 2020

Las mujeres mueven montañas

Mujeres que mueven montañas es una novela gráfica que va de mujeres. Publicada en el 2019 por la editorial Lumen (una de las editoriales que más me gustan junto con Blackie Books), su autora, la argentina Pepita Sandwich (o Josefina Guarracino) nos presenta la vida de numerosas mujeres rompedoras que pasaron por alto el orden establecido para luchar por sus sueños, en el siglo XIX y otras, principios del XX.
Esta novela gráfica fue un regalo de cumpleaños de mi buena amiga Luci. Es algo muy bonito cuando tus amig@s te conocen y saben que si te regalan una novela gráfica van a acertar seguro. La verdad que dentro del mundo del cómic/novela gráfica hay pocos géneros que no me interesen, me suelen gustar todos, aunque debo reconocer que las historias periodísticas del aclamado Joe Sacco a veces se me hacen un poco densas y difíciles de seguir (el tema guerras no me atrae mucho para pasar el tiempo).
Por otra parte, al principio creí que se trataría de una versión del Valerosas (Volumen 1 y 2) de Penelope Bagieu, novela gráfica sobre mujeres que en su época también fueron pioneras en sus campos o simplemente, auténticas a más no poder. Novela gráfica que por cierto recomiendo mucho (con reseña en este mismo blog).
En este caso, sin embargo Pepita Sandwich se centra en darnos a conocer la historia de mujeres que mueven montañas, o lo que es lo mismo, mujeres aventureras. La verdad que de todas las mujeres que nos presenta, no conocía a ninguna y por ello le doy las gracias a la autora, ya que he podido conocer la vida de mujeres poderosísimas. Mujeres ciclistas, motoristas, botánicas, vulcanólogas, científicas...etc, que siguieron su pasión sin importar los convencionalismos de la época en la que vivían. Por que recordemos a que en el siglo XIX y XX, se prohibía a las mujeres usar pantalones, y de hecho, varias de las protagonistas, fueron multadas por ello (¡por llevar pantalones!). Algo de lo más normal en nuestros días, pero que hace más de un siglo era impensable. Lo normal de las mujeres era que se quedaran en casa, con sus hijos, tomando té con sus amigas y agradar al marido. A ellas, a esas pioneras les debemos mucho las mujeres de hoy en día. A esas mujeres y otras millones de más anónimas, mujeres cuyos nombres no han llegado a nuestros días pero que fueron referentes y luchadoras por lo que hoy tenemos.
Algunos nombres de la novela gráfica son Eva Dickson (primera mujer en cruzar el Sáhara en coche), Annie "Londonberry" (recorrió América en bibicleta), Mary Anning (antropólga descubridora de hallazgos jurásicos), Rosaly Lopes (científica vulcanóloga) o Ángeles Alvariño (experta en oceonografía).
El estilo de la autora es muy cuqui, entre acuarela, naiff y con líneas simples y el resultado son unas historias con mucho carácter.
Recomiendo mucho la lectura de esta novela gráfica porque el conocer a mujeres empoderadas y pioneras en esas épocas nos da un chute de adrenalida y coraje a las mujeres de hoy en día. Nos anima a seguir rompiendo moldes y a perseguir nuestros sueños sin importar los miedos o las desigualdades de género, que aunque mucho menos, todavía existen.

“No soy un pájaro, y ninguna red me atrapa; soy un ser humano libre con espíritu independiente” Charlotte Bronte

“Nunca me arrepentí de mi experiencia ártica. No hay un solo lugar en el mundo al que no pueda llegar una mujer.” Josephine Peary

“Muchas veces me cuestioné si viajar era lo que realmente quería, pero siempre me encontré envuelta en entusiasmo. Hay que vivir, romper el molde. No se necesita dinero para levantarse y soñar."Barbara Hillary.