22 de agosto de 2017

Muy lejos de Kensington

Hola amig@s lector@s, en esta ocasión voy a hablar del último libro que he leído y se trata de Muy lejos de Kensington de.......¡Muriel Spark! Seguimos con sus novelas pintorescas, sus fantásticas tramas, sus personajes peculiares, su protagonista rebelde y su Londres de los años 50.
He hablado tanto de Muriel Spark y de lo mucho que me gusta, que ya no se me ocurre qué decir. Esta novela me ha encantado, tanto, que creo que el ranking va camino de desaparecer porque todas sus novelas me gustan por igual, todas me sorprenden y todas me transportan a esa dimensión sparkiana a la vez humorística e irónica.
La protagonista de esta novela es la señora Hawkins, una mujer obesa, viuda y que no llega a los 30 años, la cual trabaja en una editorial en el Londres de los años 50. La señora Hawkins es la receptora de los problemas de quienes la rodean ya que por su apariencia maternal es propicia para las confidencias. Por aquella época, vive en una casa de huéspedes regentada por Milly, y es allí donde se concentrarán unos personajes secundarios muy humanos, cada uno con sus particulares circunstancias. Las vidas de los personajes transcurren con normalidad hasta que "pasa algo" que no puedo mencionar por ser spoiler y entonces se desencadenarán una serie de acontecimientos locos, y todo ello, bajo la mirada mordaz y sin piedad de la protagonista indiscutible, la señora Hawkins.
Muy lejos de Kensington es una novela que la disfrutas tanto como si bebieras un mojito muy frío y bien hecho bajo una palmera tropical en un ambiente íntimo, relajado y estival.

·        ¿Se puede decidir pensar? Sí, se puede. Uno puede concentrarse en cualquier cosa. Puede sentarse tranquilamente delante de un televisor apagado, mirando la nada simplemente, y antes o después puede hacerse su propio programa, mucho mejor que el producto de masas. Es divertido, deberían ustedes probar a hacerlo. Pueden poner a quien quieran en la pantalla, solo o acompañado, diciendo y haciendo lo que deseen, y meterse ustedes mismos en medio si así lo prefieren.

Mi consejo para cualquiera que desee clasificar a las personas por sus caras es que tengan en cuenta que la fisionomía es una guía muy insegura en lo relativo al carácter, la inteligencia o el lugar que ocupan en el tiempo o en la sociedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!