2 de diciembre de 2015

Neuromante de William Gibson

Y aquí tenemos Neuromante, la novela que dio vida al género cyberpunk, la creadora del palabro ciberespacio y de todo el conglomerado de la matrix. William Gibson (1948) acertó de pleno al preveer un mundo dominado por las tecnologías, el tráfico de datos, vertederos y violencia. Gibson escribió esta novela en 1984 (tenía un año! yuhuu) con éxito fulminante, ya que ganó los prestigiosos premios de la literatura de ciencia ficción Hugo, Philip K.Dick y Nébula. Después de Neuromante, tenemos a Conde Cero y Monalisa acelerada, las tres obras forman la trilogía del Ensanche. El resto de su trayectoria sigue este mismo camino cyberpunk, menos su última obra que se pasa más al techno-thriller con Mundo Espejo, con temática de rabiosa actualidad.
El argumento de Neuromante es un poco difícil de explicar, al igual que su estilo, que no es difícil, es lo siguiente. Me ha costado mucho seguir el hilo de la historia y hasta pensé en dejarlo, pero no, no podía darme por vencida.
Case, el protagonista, es un vaquero que se gana la vida robando información en el hielo (matrix), hasta que un día roba a sus jefes. Éstos le despiden y como venganza le inyectan una droga que le impide entrar de nuevo en el hielo, por lo que su vida se convierte posteriormente en una mezcla de trabajos sucios, pobreza, drogas y una novia también yonki que se llama Linda. Un día Case encuentra a Molly, una mujer medio humana medio de metal, ya que se introducido muchas modificaciones especiales en su cuerpo, es peligrosa y la heroína por excelencia del libro. Molly le propone que trabajae con ella a las órdenes de Armitage, quien en realidad se llama Corto y fue un exmilitar paranoico hasta que sin él enterarse, Wintermute se infiltró dentro de él. A todo esto, Wintermute es una inteligencia artificial que busca liberar a Neuromante, la otra inteligencia artificial. En esta aventura habrá más personajes a cada cual más interesante y escenarios de gravedad cero. Lo que más me ha gustado son las alusiones a los sionitas, en este caso se presentan como seguidores de Sión, los que están en contra de Babylon, escuchan Dub y son vegetarianos, es decir, los rastas puestos en una historia futurista. Estos rastas también ayudarán a Case y a Molly. Se me olvidaba decir, que Armitage introdujo unos saquitos de droga que le van degenerando el cuerpo a Case, entonces nuestro vaquero está obligado a participar en la misión. Una vez que salgan victoriosos, Armitage parará y sanará el cuerpo de Case, o al menos eso es lo que dice....
Es una novela única en su especie, la verdad es que original es un cacho aunque por otra parte, difícil de seguir. Aquí os dejo un resumen/análisis bastante interesante que me encontré en la matrix y que nos ayuda a entender esos pequeños detalles que se nos pueden escapar.

·        “Mientras trabajaban, Case tuvo conciencia poco a poco de la música que palpitaba sin cesar en el cúmulo. Se llamaba dub, un sensual mosaico compuesto en los vastos archivos del pop digitalizado; eran plegarias, dijo Molly, y expresaban un sentimiento de comunidad. Case empujó una de las láminas amarillas, era liviana pero difícil de manejar. Sión olía a verdura cocida, a humanidad y a ganja.”

-¿Tienes hora?- preguntó a Maelcum.
-El sionita sacudió sus mechones.- El tiempo es tiempo.

-Cristo- dijo Case, y cerró los ojos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!