10 de febrero de 2014

Thoreau, infancias y falsificaciones

Thoraeu, La vida sublime

Y aquí tenemos una novela gráfica fantástica, de las que emocionan, uno de esos pocos cómics que caen en tus manos por casualidad y el resultado es....brillante (como diría el Doctor en Doctor Who).
Los autores A. Dan y Le Roy, nos cuentan la vida del escritor, poeta y filósofo americano Henry David Thoreau (1817- 1862) en sus años más prolíficos e importantes de su carrera. Es difícil clasificar a Thoreau, ya que fue naturalista, conferenciante, escritor, fabricante de lápices, uno de los pioneros de la literatura americana, antiabolicionista y contrario al sistema. Posteriormente, en numerosos estudios se le ha tachado de anarquista por sus ideas antisistema, pero lo que predicaba Thoreau es que el hombre tiene que ser libre fuera de las ataduras de la sociedad, vivir en la naturaleza.
Ayudó a muchísimos esclavos a salir de América en una época donde la esclavitud y las leyes sobre los esclavos eran más duras que nunca.
Thoreau se fabricó una pequeña y austera cabaña al lado del lago Walden, en la que vivió dos años. Fruto de su experiencia nació el libro Walden (1854), con ello pretendía por un lado, demostrar que la vida en la naturaleza es la verdadera vida del hombre libre que ansíe liberarse de las esclavitudes de la sociedad industrial. Por otro, que la comprensión de los recursos de la naturaleza, son un camino que el hombre no debe olvidar. Así que amig@s, el próximo libro que una servidora se va a leer ya lo sabéis.
Otra obra igualmente importante es La desobediencia civil, Thoreau fue encarcelado por su oposición a la guerra contra Méjico y la esclavitud. En ella nos dice que el gobierno no debe tener más poder que el que le otorguen sus ciudadanos.
Como único dato negativo respecto a este interesantísimo autor, es la poca o nula importancia que concedía a las mujeres. Pero qué le vamos a hacer, nadie es perfecto.

   “Lo que necesito es vivir en plenitud, absorver todo el jugo de la existencia, vivir con resolución, como un espartano, para apartarme de todo lo que no es la vida…Mi forma de vida tiene esa ventaja sobre la de la gente obligada a salir a la sociedad y al teatro para entretenerse…que la vida se ha convertido en mi entretenimiento, y nunca deja ser una novedad.”

“Salgo de los bosques por un motivo tan bueno como el que entré. Al menos, la experiencia me ha enseñado que si uno avanza con audacia en dirección de sus sueños y se esfuerza por vivir la vida que imagina….será recompensado con éxitos increíbles en circunstancias normales.”

“Si un hombre camina en el bosque por el puro placer de hacerlo durante la mitad del día se arriesga a que lo tachen de vago. Pero si dedica el día entero a especular, a talar ese bosque y a esquilmar la tierra, será considerado un ciudadano industrioso, un emprendedor.”  

“La forma en que la mayoría de los hombres se gana la vida, es decir, su forma de vivir, no es más que una manera de buscar fortuna y de esquivar el verdadero sentido de la existencia.”


La infancia de Alan, según los recuerdos de Alan Ingram Pope

En 1994, el autor de esta obra, Emmanuel Guibert se encontró por casualidad con un americano retirado que vivía en la isla de Ré. A partir de ese momento comienza una estrecha amistad en la que Alan le cuenta sus vivencias durante la segunda Guerra Mundial, cuyo resultado sería la novela gráfica La guerra de Alan. Ahora Alan le cuenta sus vivencias de la infancia. La obra es en blanco y negro y nos transporta a la américa de entreguerras y sobre todo, a la familia humilde de un niño y sus recuerdos.
La forma de describir a su familia, a sus amigos, sus casas y temores son tan reales que a veces parece que  conozcas a ese niño dibujado que estás leyendo.
En cierto sentido, creo que Alan Ingram Cope ha tenido suerte de encontrarse con Guibert. Éste le ha escuchado y se ha interesado por toda su vida, dándole forma a modo de novela gráfica. Yo también quiero tener una biografía de mi vida en novela gráfica!! Tengo muchas anécdotas y situaciones divertidas que me han pasado!! Eoeoeoeoeoe autores!!!



Documental: Fraude (F for Fake)

Y aquí tenemos la última película dirigida por Orson Welles a modo de documental sobre el arte, y sobre todo, la falsedad que se mueve a su alrededor. ¿Qué es arte? ¿Dónde se encuentra la línea divisoria entre el "arte verdadero" y "el arte falso"? ¿Realmente saben algo los llamados expertos? En este documental podemos comprobar que no, que lo expertos tienen tanto de expertos como yo.
Las figuras centrales de la cinta son Elmyr de Hory, el mayor falsificador de obras de arte de todos los tiempos y su biógrafo Clifford Irving, el cual estuvo involucrado en una "supuesta" biografía de Howard Hughes. También nos habla del inicio de Welles en el mundo del arte como informador de una invasión aliénigena. Welles nos descubre que empezó como actor en Irlanda con una mentira como base, les dijo a los productores irlandeses que había trabajado en Broadway con gran éxito y se lo creyeron.

Al principio la visión del documental es un tanto extraña, pero poco a poco conoces a los personajes y sus historias y te vas centrando en el asunto. Aunque como todo truco de magia, al final no sabes si lo que has visto es real o sólo una falsedad sobre otra.
Lo que más me ha gustado es conocer la figura de Elmyr de Hory, personaje excéntrico y artista falsificador de otros artistas.

5 comentarios:

  1. Corrían los años 80 cuando siendo yo casi una adolescente, mis padres deciden mandarme al campamento de verano de la parroquia. Por aquel entonces jamás había visto un negro de carne y hueso ( ni de nylon, ni de poliespán ,de carne y hueso ) . La cosa ( omitiendo cantidad de detalles y aventuras ) es que el muchacho se prendó de una servidora. Un grupito de cabroncetes animaron al chaval para que me conquistase. Así que durante los quince días que duró el campamento, todas las mañanas ( todas) el guacho subía la cremallera de la tienda de campaña, asomaba su carita azul marino y con voz de Barry White me decía " Buenos días mongooola " ...Imagina la cantidad de zapatillazos que se llevó ...
    Esta pequeña historia no tiene que ver con tu entrada . Pero no sabía que poner y comentar tu blog se ha convertido en un vicio :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja seguro que le dejaste huella...jaaaa

      Eliminar
  2. Muy buenas recomendaciones, sobretodo me inclino por la infancia de Alan, me gusta la visión del mundo de los niños. También quisiera hacer un pequeño aporte con una gran obra maestra, a mi juicio, de una película de animación japonesa, muy cruda, realista, poética y de lágrima asegurada, es La tumba de las luciérnagas, insisto que es dura, pero digna de ver.
    Tía de Brian, por tu culpa el pobre muchacho no puede acercarse a una zapatería desde el campamento de verano, y por la experiencia fundó la secta de los pies descalzos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sii esa peli la vi! Y lloré como una madalena.....

      Eliminar
    2. Cuando el lanzamiento de zapatilla sea deporte olímpico, no os quepa la menor duda que me apunto. No veas que tostón, el negro.

      Eliminar

¡Dale vidilla al asunto!