2 de diciembre de 2012

Fanny Hill, memorias de una cortesana

Fanny Hill es la obra más importante que nos ha quedado de su autor, John Cleland (1710-1789). El libro inicialmente se llamaba Memorias de una mujer del placer, y dada la época tan conservadora y estricta, la publicación de ésta supuso un escándalo y la respectiva detención de Cleland y su editor en 1749. Dadas las circunstancias, esta detención supuso una gran publicidad para la obra considerada la primera novela inglesa erótica. Tanto revuelo viene por la temática subida de tono, en la que Fanny cuenta sus vivencias y sobre todo experiencias en el mundo de las mujeres del placer.
Volviendo a Cleland, éste fue un hombre de dudoso humor y defensor de la moralidad (algo un tanto contradictorio viniendo del artífice de una novela subidita de tono). Además de Fanny Hill, también escribió poemas, tragedias, artículos de crítica literaria y así un sinfín de géneros, por lo que se le puede considerar un autor más que prolífico.
Respecto al argumento, como he comentado antes es bastante simple. Fanny Hill es una chica de quince años que se queda huérfana y sin un penique en el bolsillo, por lo que se va a Londres en busca de un trabajo y un lugar donde dormir. A su llegada se encuentra con una señora regordeta, la cual acoge a Fanny para su empresa. Fanny es ajena a todo cuanto pasa a su alrededor, ya que su inocencia, virginidad y bondad todavía no están corrompidos. Total, que a medida que le suceden cosas a Fanny ésta se convierte en una recatada chica que proporciona placer. Aunque se la presente como un personaje libertino, conocedora de su cuerpo y los múltiples placeres que éste puede ofrecer, al final acaba comprometida con la vida fiel y discreta de las mujeres dignamente casadas.
El estilo que utiliza Cleland es muy fresco y un tanto divertido al describir y nombrar de múltiples formas el aparato masculino. Dada la naturaleza picarona del argumento, la novela se lee muy rápido.
Un dato a favor es que se utilizan repetidas veces un par de palabras que me hacen bastante gracia: Chanza y zozobra. También tengo que decir que aunque se traten asuntos más que íntimos, el lenguaje no es obsceno ni demasiado fuerte para el lector (es mucho más explícita Justine del Marqués de Sade).
De esta obra se han hecho un par de películas (más otro millón de pelis porno). Abajo os dejo la primera parte de la más reciente. Como suele pasar en las adaptaciones, hay algunas diferencias entre el libro y la película. En este caso, creo que aunque la protagonista es guapa, la auténtica Fanny que tenía quince años era mucho más joven.




"La ignorancia de un vicio no sirve de resguardo contra el mismo"


PD: En la anterior entrada os decía que había descubierto la serie que se emite a través de internet, Malviviendo. Pues bien, me ha gustado tanto que ya me he visto las dos temporadas y ya espero que saquen la tercera. Darle una oportunidad y me lo agradeceréis.



1 comentario:

¡Dale vidilla al asunto!