22 de diciembre de 2009

El bueno de Cuttlas

Calpurnio (Zaragoza, 1959) es el pseudónimo del español Eduardo Pelegrín Martínez de Pisón, dibujante de comics e ilustrador, guionista y realizador de dibujos animados. Desde hace años realiza las historietas de Cuttlas, con una visión simple e ingeniosa, siempre con humor y a veces, hasta cínica, que hace que nos encriñemos en seguida con este personaje.

Comenzó su carrera a principios de los 80 publicando sus propios fanzines, en los que ya dibujaba al ahora popular personaje: El Bueno de Cuttlas. Cuttlas hizo su aparición en el fanzine El japo (Zaragoza, 1983), encontró su primera muerte en 1989, apareciendo cinco años después, hasta su segunda muerte en 1996, con un nueva reaparición en 1998. Con su personaje emblemático, Cuttlas, muñeco minimalista concebido con trazos simples y estilo naïf, Calpurnio nos relata las inquietudes y aventuras de un vaquero que ubicado en la época actual medita sobre la existencia, las relaciones humanas y el arte.
Podéis encontrar los libros de Cuttlas en la Editorial Glénat y todos los viernes en el periódico 20 Minutos.



Y de paso aprovecho. No para desearos felices fiestas y esas cosas, simplemente que disfrutéis de vuestras vacaciones(para quien las tenga), además de la abundante comida que suele servir. ¡No caigamos en el consumismo navideño! El gran engaño de ese gran centro comercial, del que no pienso decir el nombre. Bueno, sólo se salva el turrón de Suchard, eso sí.



Y como es propio en mí, ahora viene una frase que no viene a cuento con la entrada. Está en la primera página del cómic S.O.S Felicidad Volumen 2, creación de Griffo pseudónimo de Werner Goelen) y del ya veterano en el mundo del cómic Jean Van Hamme (Thorgal, XIII). En S.O.S Felicidad se narran tres historietas donde las reglas de la sociedad global anulan las libertades individuales. Los temas de estas historietas son, el recorte de la natalidad, la limitación de la creación de los artistas y el registro y control de los ciudadaos por parte del gobierno. Un cómic clásico de los antes con buenos temas, todo a cargo de dos autores con una larga vida profesional en el mundo del cómic.

"El hombre pasa la mitad de su vida forjándose cadenas, y la otra mitad quejándose por tener que llevarlas." (Mirabeau)

6 comentarios:

  1. De los buenos filósofos, con trazo simple para expresar una idea compleja. Y gracioso, un rato.

    ResponderEliminar
  2. servidor posee makokis originales de los 80 con los inicios de cuttlas! auténticos incunables!

    ResponderEliminar
  3. Pues a compartir esas joyas!! jejeje ya te lo recordaré. Saludos

    ResponderEliminar
  4. una cosa sobre calpurnio que me dejé en el tintero/teclado: lo que he visto de animación de él es MUY flojo, mucho más comercial e infantil que la mala baba que a veces suelta en los cómics. lo digo para que no te lleves decepciones.

    ResponderEliminar
  5. Estuve buscando por la red la serie de cortos que tiene y no encontré nothing the nothing, asi que desistí en mi intento...

    ResponderEliminar
  6. Pues a mi lo único que si que me gusta del tipo es el guión. Es lo que le ha salvado siempre de tener la jeta de saber dibujar bien y hacer luego lo que hace... (un jeta vamos, con mucha imaginación pero un jeta igual :p )

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!