8 de septiembre de 2018

Casa de muñecas

Casa de muñecas (1879) es considerada la primera obra de Henrik Ibsen (1828 - 1906) en conseguir un gran reconocimiento. Ibsen fue un dramaturgo noruego, creador de un teatro realista donde los problemas sociales y psicológicos tenían un papel destacado. A la gente de la época le gustaba Ibsen por que se reconocía en los personajes de sus obras. Y por eso, Casa de muñecas es una obra que a pesar de haber pasado más de 100 años desde su estreno, trata un tema de rabiosa actualidad. La individualidad y emancipación de la mujer. Es la segunda vez que leo esta historia y la verdad que cada vez me gusta más.
Nos encontramos en un hogar acomodado, con un feliz matrimonio, sus tres pequeños hijos, una niñera, la criada, un amigo de la familia (el adinerado y enfermo Doctor Rank) y todo lo que parece un alegre y feliz hogar. La protagonista indiscutible es Nora, la madre y esposa de Torvaldo, el hombre de la casa a quien acaban de ascender haciendole director de un banco, ni más ni menos. Resulta que Nora tiene un  gran secreto y el señor Krogstad, un hombre sin escrúpulos (que recuerda mucho al Señor Scrooge) que será despedido por Torvaldo, le chantajea con revelar su secreto a su marido. Y claro, Nora está un sin vivir. Menos mal que le cuenta su secreto a su amiga de la infancia la Señora Linde, la cual jugará un decisivo papel al final de la historia. Pues bien, resulta que Torvaldo se entera del secreto y monta en cólera, maldiciendo a Nora como poco. Pero en un momento la situación cambia, cambiando también la posición de Torvaldo que ahora perdona a Nora. Pero ahora es Nora la que tiene un importantísima revelación. Se acaba de dar cuenta de que su vida no tiene sentido, que no conoce a su marido, que no le han dado la oportunidad de desarrollarse como persona, que no la toman en serio... Así que sin pensárselo ni un minuto, se va, rápido, dando explicaciones contundentes sin ningún tipo de culpa o remordimiento. Se va libre y feliz en busca de su verdadero yo, en busca de su verdadera vida.
Como se puede apreciar, es un argumento al que se le ha calificado de feminista, aunque el propio Ibsen siempre dijo que no lo era. La obra en su época como era de prever, generó mucha controversia por que criticaba las rígidas reglas matrimoniales del siglo XIX. Por eso, es una obra que no pasa de moda.
Perdonen a los lectores que no leyeron la obra por el spoiler :(

Helmer: Ante todo, eres esposa y madre.
Nora: No creo ya en eso. Creo que, ante todo, soy un ser humano, igual que tú…, o, cuando menos, debo intentar serlo. Sé que la mayoría de los hombres te dará la razón, Torvaldo, y que están impresas en los libros ideas tales. Pero ya no puedo parame a pensar en lo que dicen los hombres ni en lo que se imprime en los libros. Es menester que por mí misma opine sobre el particular, y que procure darme cuenta de todo.  





Munch, una biografía.

Y aquí tenemos una novela gráfica que nos acerca a la vida que llevó el famoso pintor noruego (esta entrada va de personajes ilustres noruegos), Eduard Munch (1863- 1944). Todo el mundo conoce a Munch, o por lo menos su obra "El grito", una obra que podemos ver hasta en la sopa de los merchandising al igual que ocurre con "El beso" de Klimt. A mí me da hasta un poco de rabia que a estos dos grandes pintores, la mayoría de la gente sólo los conozca por estas obras, cuando en realidad tienen una vastísima colección de pinturas de lo más interesantes. En fin, hecha ya esta pequeña reflexión vuelvo a la novela gráfica, realizada por la autora italiana Giorgia Marras, donde podemos ver al pintor desde su adolescencia hasta su edad madura. Marras se ha documentado estupendamente y a través de el diario personal del pintor, descubriremos lo que sufrió con su primer amor, un amor imposible por tratarse de una mujer casada, la tuberculosis que se llevó a su madre, la muerte de su hermana mayor Sophie, las angustias que le aquejaban o los círculos intelectuales y bohemios de las principales ciudades Europeas  de los que era asiduo. En la novela gráfica podemos ver a distintos personajes de la época (Ibsen incluido), el rechazo inicial de los círculos conservadores a su obra, la rígida relación con su padre o sus amores frustrados.
Es una novela gráfica que me ha gustado mucho, sobretodo porque me ha acercado de una forma amena,  a este pintor que consiguió, a pesar de todos los obstáculos iniciales, crear un estilo propio e inconfundible.

“Mi arte es una autoconfesión. A través de él, trato de arrojar luz sobre mi relación con el mundo. También podría llamarse egoísmo. En cualquier caso, siempre he creído y sentido que mi arte podría ayudar a los demás a arrojar luz sobre su propia búsqueda de la verdad.” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!