19 de mayo de 2017

Valerosas

Valerosas, mujeres que sólo hacen lo que ellas quieren, con este título tan significativo arranca la lectura de esta novela gráfica a cargo de la francesa Penélope Bagieu. Es el primer tomo de dos y está editado estupendísimamente por la editorial Dibbuks. Bagieu nos relata las vidas de 15 mujeres seguras de sí mismas, con confianza, fortaleza y decisión, a pesar de tener a su sociedad en contra u otros elementos hostiles. He disfrutado muchísimo la lectura de esta novela gráfica, Bagieu nos muestra con sus bonitos trazos, a modo de historieta corta, las vidas de estas mujeres tan interesantes. Hay algunas que son más conocidas, como la bailarina y activista (esta última faceta no es tan conocida porque la mayoría de la gente sólo se acuerda de ella semidesnuda) Josephine Baker o la exploradora (¡quién no quiere ser exploradora!) Delia Akeley.
Personalmente, las historias que más me han gustado son la de Clémentine Delait, es decir, la mujer barbuda, Annette Kellerman, una nadadora que hizo más que nadie por liberar al cuerpo de la mujer (de los vestidos abuelunos al bañador de hoy día) y ayudarla en su desarrollo personal (a base de jercicio físico y mental y una buena alimentación), Tove Jansson, ilustradora finlandesa y creadora de Los Munnies (una familia de elefantillos, por decir una aproximación muy cuca que se convirtió en todo un fenómeno), Agnocide, que fue ginecóloga en la Grecia antigua cuando les estaba prohibido ejercer a las mujeres y tuvo que disfrazarse de hombre para ayudar a otras mujeres a no morir durante el parto, y  Christine Jorgensen, una mujer que nació hombre, se convirtió en mujer e hizo público su caso para ayudar a otros, soportando estoicamente todas las críticas y mofas de la prensa. Se me olvidaba mencionar a Margaret Hamilton, una actriz que se dio a la fama por hacer de bruja tan bien que los productores tenían que eliminar muchas de sus escenas por que daba demasiado miedo a los niños. Por su nombre alomejor no nos acordamos de ella, pero si pensamos en la famosa película El mago de Oz y en su bruja mala, la que tenía la cara verde con los chapines rojos, entonces sí sabemos quién es Margaret Hamilton. Cuenta su historia, que tuvo un accidente durante el rodaje y que sufrió múltiples quemaduras en el cuerpo durante meses y como tenía puesto el maquillaje verde, éste no se le quitó hasta pasado un tiempo más bien largo.
Todas estas mujeres (y muchas más anónimas, claro está) han favorecido que a día de hoy las mujeres gocemos de una gran libertad, libertad que no es 100% completa pero que poco a poco se acerca. Todavía queda mucho camino por recorrer, pero es la constancia y a raíz de mujeres como éstas, que se puede allanar el camino hacia una mayor igualdad.
La autora tiene un blog en francés, y un segundo tomo de Valerosas donde nos cuenta la historia de otras mujeres igual de interesantes.
Recomiendo la lectura de esta novela gráfica a todo el mundo, hombres, mujeres, niños, animales, plantas, estrellas y demás seres desconocidos.

“Sólo la pasión y la alegría procuran satisfacciones. Nada de lo que hice por obligación me brindó jamás alegría, ni a mí, ni a los que me rodeaban.” Tove Jansson

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!