9 de abril de 2016

La Regenta de Clarín

¡Qué novela! ¡qué libro! ¡cómo me ha gustado! Al acabar de leer La regenta, siento un vacío ahora mismo, ese vacío que se siente cuando ves o lees algo que te llena de verdad y se acaba. Leer La Regenta no es fácil, es una novela larga como las de antes, donde la primera parte está dedicada a la descripción de los personajes, tanto de los protagonistas como los secundarios, que son unos cuantos. Es en esta primera parte donde te puedes aburrir un poco, pero luego acontece la acción y es como una telenovela a la antigua. Y como conoces tan bien a los personajes y a la sociedad en la que suceden los acontecimientos, Vetusta, pues es como si lo estuvieras viviendo. La Regenta es, o para lo mi lo es, la mejor novela española del siglo XIX. Sus personajes, la naturaleza de la trama y la narrativa son sensacionales, sólo tengo adjetivos superlativos. Después de leer la novela, que por cierto me llevó algún tiempo, me vi del tirón la miniserie que hizo rtve en el año 1995 con Aitana Sánchez Gijón como la Regenta, con Carmelo Gómez como el magistral y Juan Luis Galiardo como Álvaro Mesía.

La Regenta fue la primera novela de Leopoldo Alas "Clarín" (1852- 1901), escrita entre 1884 y 1885, y es considerada uno de los máximos exponentes del naturalismo y del realismo progresista. La trama transcurre en Vetusta, una capital de provincia claramente inspirada en Oviedo, de hecho, toda la miniserie fue rodada en Oviedo.
La miniserie del 95 me parece perfecta, es de lo más fiel a la novela y la ambientación y el vestuario están de maravilla. Además, Aitana Sánchez Gijón está de diez en su papel, papel por cierto bastante complicado. 
La protagonista es Ana Ozores,de familia noble venida a menos que se casa con el regente de la Audiencia, Don Víctor Quintanar, de ahí La Regenta. Mujer de gran sensibilidad y frustrada de sentimientos, se ve involucrada en los tejemanejes de Vetusta, una ciudad hipócrita donde el aparentar es más importante que el ser. Ana se verá en medio de  un triángulo amoroso entre el magistral, un sacerdote joven, ambicioso y dominado por su madre y Don Álvaro Mesía, ya de unos cuantos años, galán y hombre de mundo que se propone acabar con la pureza y casi santidad de Anita. Para este complot, Álvaro contará con las amigas de Ana (ten amigas para esto) y de la aristocracia de Vetusta.
Es una novela que me ha encantado, en todos los sentidos, y más viviendo en Oviedo, Vetusta. Cuando Clarín describe a la sociedad provinciana de Vetusta es como si describiese Oviedo a día de hoy. Un adelantado a su tiempo.
Es una de esas novelas que te llegan al alma. ¡Gracias Clarín por escribir una novela tan tan estupenda! 



·        “¡Cuidado con el Magistral que sabe mucha teología parda…!”

-         ¡Hora y media de confesión!
-         Le estará contando todos los pecados de sus abuelos desde Adán.

La Regenta: “¡Oh no, no!, ¡yo no puedo ser buena!, yo no sé ser buena; no puedo perdonar las flaquezas del prójimo, o si las perdono, no puedo tolerarlas. Ese hombre y este pueblo me llenan la vida de prosa miserable; diga lo que quiera don Fermín, para volar hacen falta alas, aire…”

Doña Paula, madre de don Fermín: “Tú predicas, tú alucinas al mundo con tus buenas palabras y tus buenas formas. Yo dirijo el juego.”

Don Víctor Quintanar: “Ana me engaña Tomás, no hay un solo consuelo. Lo he visto con estos ojos. Álvaro Mesía entra por las noches en su alcoba. ¿Lo sabías tú acaso?... ¿Qué voy a hacer Tomás? ¡Qué voy a hacer ahora! Si pudiera parar el tiempo…pero el tiempo no se para. Yo tengo que hacer algo. Cumplir con mi deber. Anunciar al mundo mi venganza. Pero me siento tan débil…tan viejo… Ahora no es Perales el que trabaja ¿eh? No es Calderón el que inventa casos de honra. Es la vida. Es mi drama de capa y espada. ¿Pero cómo podía yo recrearme en aquellas tristezas cuando me eran ajenas? Me duelen tanto cuando son propias… ¿Por dónde empiezo Tomás? ¿La mato a ella o a él?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!