30 de julio de 2014

Teoría King Kong de Virgine Despentes

Seguramente no os diga nada ni el título ni el nombre de esta autora. Hasta que me dejaron el libro "por que seguro que te interesa ya que ofrece otra cara del feminismo", a mí tampoco, la verdad.
Empezaré presentando a la autora para luego centrarme en el libro. Virgine Despentes es una reconocida escritora francesa que proviene del punk-rock, ex vendedora de discos, extrabajadora de un sexshop, exputa por elección propia, además de directora de la controvertida película Fóllame, que nadie la ha visto pero que a todos nos suena y libros como Perras sabias o Lo bueno de verdad.
Teoría King Kong es su último libro publicado en 2006 con una gran aceptación y ha convertido a Despentes en una de las autoras más controvertidas de Francia debido a su leguaje directo sin tapujo alguno.
Tengo que decir que el libro no está mal a grandes rasgos, Despentes tiene ideas con las que estoy totalmente de acuerdo y otras con las que no. El libro nos habla del feminismo, de cómo la mujer ha quedado relevada a un segundo lugar, de la prostitución, de que las mujeres tenemos que ser femeninas y discretas, y de que los hombres pueden y deben criticar y modelar desde su superioridad a cualquier mujer por el simple hecho de ser hombres.
Cuando hablo de feminismo me gusta puntualizar que yo me considero feminista (por que veo brotes machistas por todos los lados y ámbitos de la sociedad) pero no soy antihombres. Me gustan los hombres, y mucho. Y tampoco considero que la mujer sea superior. Creo firmemente que la mujer vale mil millones de veces más de lo que está valorada hoy en día en la sociedad, y que esto no va a cambiar de un día para otro ya que tiene todo el pasado de la historia de la humanidad detrás.
Veamos pues algunos puntos interesantes.
1. A las mujeres nos averguenza nuestro poder. Cierto. Estamos educadas para ello. El poder es del hombre. Y si alguna mujer lo tiene es con el beneplácito del hombre, siempre y cuando se "colabore" con él. A día de hoy, "competente" quiere decir todavía "masculino".

2. La mujer tiene que ser femenina, y a poder ser, mujer objeto. Como bien dice Despentes, nunca antes una sociedad había exigido tantas pruebas de sumisión a las normas estéticas, tantas modificaciones corporales para feminizar un cuerpo. Qué gran verdad. Cuántas veces he tenido que escuchar a varias de mis amigas dicíendome: Airin, tú si te arreglaras más estarías mucho más guapa. ¿Guapa para quién? ¿Para los hombres? Ellas (algunas no todas) me dicen que se visten así porque les gusta a ellas, pero aquí hay mucho trasfondo. Si a los hombres no les gustara que llevásemos tacones altos, corsés, faldas-cinturón, las tetas grandes y a poder ser que se vean pero no del todo por que sino serás una puta o les riéramos sus gracias....realmente nos pondríamos así?? Yo sinceramente creo que no. Por lo que a mí respecta, siempre he dicho que se puede estar guapa vistiendo ropa cómoda, sin sufrir. ¿Qué prefiero ponerme unos vaqueros con playeros y sudadera? Pues sí. Y no por ello me siento menos femenina. Estaría llena de complejos si hiciera caso de todos los mensajes de que "hay que seguir la norma" que manda la sociedad.
He tenido numerosos debates con otras mujeres sobre el tema de "enseñar o no". Creo que se ha malentendido totalmente la revolución sexual. Gracias a ésta, se supone que las mujeres pueden vestir como quieran. Vale. Pero creo que no hace falta que haya que ir enseñando todo por ahí. No hace ningún favor a la causa. La mujer lo vale, y no necesita ir enseñando tetas o culo. No hay necesidad. Claro está, que lo haga "para sentirse ella guapa".  Si por opinar estoy soy conservadora como alguna vez me han llamado, pues sí , lo soy. Por que creo que la mujer no tiene ninguna necesidad de ir enseñando su físico para ser respetada, causa más bien el efecto contrario. Tampoco digo que se vaya con un saco de patatas encima, siempre es bueno buscar el término medio.

3 La violación. Despentes habla de su propia experiencia al ser violada y de cómo se lo calló. Al igual de muchísimas mujeres que sufren violaciones. Es un tema delicado. Una violación no es consentida. La mujer es forzada por la fuerza. Y luego, a ser posible, callárselo por que es algo traumático. Cada vez más hay más grupos de apoyo y se denuncian más este tipo de actos, pero son medidas relativamente nuevas. También entran en juego la incomprensión de muchos hombres y la erótica de "hacerlo mientras el hombre te somete", que es bien diferente. Son cosas bien distintas. En la violación el hombre abusa de su poder (incluso con navajas o armas) mientras que en la "dominación" la mujer consiente abiertamente.

4. La prostitución. Aquí no estoy de acuerdo con la autora. Despentes narra cómo se metió en el mundillo del sexo pagando, contando sus razonamientos. Yo estoy totalmente en contra de la prostitución. Y no me valen argumentos de progres de que las prostitutas tendrán mejores condiciones y de que cada una hace con su cuerpo lo que quiere. NO, NO Y NO. Además, compara la prostitución con el matrimonio. Concretamente con aquellos matrimonios en los que la mujer aspira a ser mantenida por el hombre (en un matrimonio se folla claro está) y después de la separación tener una generosa pensión. Y digo yo ¿cuántas mujeres hacen eso? A esto se le llama generalizar.
Me parece interesente señalar que esta mujer es partidaria del feminismo "pro-sex", una corriente que apoya la prostitución y la libre distribución de la pornografía. La otra corriente sería la "pro-censorship", que por cierto suena fatal, la cual está en contra de la prostitución y la censura de la producción audiovisual pornográfica. Entre estas dos corrientes, está la liberal, que considera que hay que cambiar el sistema para alcanzar dicha igualdad. El argumento de esta última corriente me parece algo utópica, la verdad.
Si me tengo que decantar por alguna de estas corrientes, creo que sería la conservadora, aunque en el tema de la pornografía tengo una opinión un poco más abierta. Todo el mundo consume pornografía, mayoritariamente los hombres pero también las mujeres. Sí que es verdad que el porno para hombres ofrece una imagen de la mujer que deja mucho que desear, pero no podemos dejar de lado que cada vez más hay porno hecho y dirigido para mujeres. Así que en este aspecto no puedo ser 100% tajante, aunque sigue siendo un mundo de hombres en el que la mujer es un objeto que se ofrece a todo tipo de demandas.

Una de las cosas que no me han gustado, es que a raíz de su estilo rápido y directo, empiezas con una idea y acabas con conceptos de capitalismo y religión en dos segundos.

En el último capítulo hace una interpretación alternativa de la película King Kong, esta sí, bastante acertada. 
Cuando nos leemos un libro sobre un tema que nos interesa, no estamos obligados a estar de acuerdo con todo lo que dice el autor, por que ahí reside la magia de crearte tu propia identidad y forma de pensar, de ir cogiendo ideas y hacerlas tuyas. Escribo en el blog lo que pienso, y sé que mucha gente no estará de acuerdo, pero no por eso voy a dejar de expresarme. ¡Viva internet libre! jajaja....

Me quedo con una frase de Despentes: " Un buen consumidor es un consumidor inseguro"

Y otra de Virginia Wolf: "El primer deber de una escritora es matar al ángel del hogar"

 En youtube encontré un vídeo que está basado en este libro.



2 comentarios:

  1. Limitándome a lo que dices en tu artículo -donde tampoco hay espacio para grandes profundizaciones- estoy cien por cien de acuerdo contigo. Siempre me he considerado feminista, y eso para mí consiste en estar atenta a manipulaciones masculinas que se presentan disfrazadas de supuesta liberación. Eso de mucho escote y mucho short porque nos libera, o comparar la prostitución con la liberación sexual.

    Lo que dices me ha removido porque lo encuentro de lo más sensato en esta época desorientada y confusa en la que escucho un montón de estupideces. También me ha hecho recordar lecturas que se relacionan con las cuestiones planteadas. Como los ensayos de Beatriz Preciado (si no me equivoco de persona, ambas fueron amantes). Preciado tiene un feminismo muy radical y eso me gusta, aunque su punto de vista está influido por cierta vocación transexual y, claro, ahí no puedo estar de acuerdo con ella. Al final, creo que se enfrenta tanto a los movimientos gays como al feminismo. Para mí, es imposible estar de acuerdo con ella del todo, pero me mereció la pena leer Testo Yonki porque lo de menos es el lesbianismo -aunque parezca que lo ocupa todo- y su radicalismo abre vías de pensamiento feminista de lo más interesantes.

    También te recomiendo a una autora japonesa de novela negra llamada Natsuo Kirino, quizá la conozcas. Su mejor obra traducida al castellano -que yo sepa- es Out. También va sobre confrontación hombre-mujer y presenta una situación bastante extrema, pero está bien construida y se disfruta un montón. Aunque, en realidad, he recordado a esta escritora por otra obra, algo inferior, titulada Grotesco, en la que presenta la prostitución de una forma completamente absurda en mi opinión, pero que también invita a pensar. Además, me dejó intrigada sobre cómo una mujer puede pensar así. ¿Quizá por la cultura de la que procede? Me lo pregunto desde hace dos veranos, que leí Grotesco.

    Bueno, si te decides a leer alguno de los tres y lo comentas, ya leeré lo que dices.

    ResponderEliminar
  2. Qué buen comentario! Pues tendré en cuenta para investigar los nombres que me has dado.
    Gracias!!

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!