21 de julio de 2014

Guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams

¡Yo quiero ser una autoestopista galáctica! ¡Quiero vivir mil aventuras y situaciones surrealistas a más no poder! Ya me tocaba leerme este clásico de la comedia-ciencia ficción. Desde aqui queria darle las gracias a mi buen amigo Oscar-Gato de Poe por haberme recomendado de nuevo su lectura.
De hecho fue el libro que me llevé a Formentera (sisi Formentera yuhuuu) y me lo leí en 5 días en un plis plas, no te rías que es peor.
La Guía... fue primero una radiocomedia escrita por el mismo autor en 1978, un año después vendría el libro y posteriormente serie de televisión, juego de ordenador, cómic y hasta una obra teatral. Este libro se ha convertido en un icono del mundo de la ciencia ficción por méritos propios, ya que escribir una historia loca con unos personajes hilarantes y unas situaciones aún más ridículas, siempre manteniendo la seriedad de una novela es harto difícil. Tristemente Douglas Adams, su autor (por si no lo he dicho antes) se murió (está con Eros Ramazzotti allá en el más allá donde todos son destellos de luz) antes de ver su obra materializada en el cine, su gran ilusión. Al final se hizo la película, que por cierto todavía no he visto y tengo muchas ganas, no después de muuchos años de sin sabores y negativas de Hollywood.
Esta edición de Anagrama está súuper bien. Primero está la historia, luego el epílogo a cargo de Robbie Stamp, amigo y colaborador de Douglas para acabar con las entrevistas a los actores de la película.
El autoestopista es la primera "de la trilogía en cinco partes", a la que siguen El restaurante del fin del mundo, La vida, el universo y todo lo demás, Hasta luego y gracias por el pescado, e Informe sobre la Tierra: Fundamentalmente inofensiva.
Pero ¿de que va esta historia de nombre divertido? Bien, todo comienza un jueves a la hora de comer, de repente la Tierra es demolida por unos extraterrestres bastante desagradables que se hacen llamar los Vogones (que no tontones ni fogones ni bobalicones). Arthur Dent es un humano que luchaba por salvar su casa de una demolición, pero es salvado de morir junto a la Tierra y el resto de sus habitantes, gracias a Ford Prefect, que en lugar de humano también es un extraterretres que vino a la Tierra a una misión yse quedó atrapado durante quince años. Así que se hizo el personaje de actor fracasado que no para de beber, algo bastante realista a decir verdad. Sigo, resulta que Ford y Arthur acaban en la nave de los vogones y estos les echan al espacio exterior donde morirán en treinta segundos, pero justo al veintinueve segundo dentro de un océano infinito de improbabilidades les recoge otra nave pilotada por el excéntrico Zaphor Beeeblebrox, que resultará ser primo lejano de Ford, y el cual está enrollado con Tricia, una humano o medio humana, no se sabe exactamente(a mi el personaje que más me gusta es Ford). Todos estos personajes viajan en la nave corazón de oro que Zaphor ha robado justo en el momento de su coronación como Presidente de la Galaxia, y se encuentran en un planeta que es supuestamente un mito. Se me olvida decir que un robor depresivo les acompaña y que es muy gracioso. Pues bien, en el Planeta Magratea, viven mil aventuras y Arthur descubrirá que nada es lo que parece. Que la Tierra no es la Tierra que el creía conocer y que el Universo es inmensamente grande.
Un papel clave en la historia es la motivación de unos seres hiperinteligentes que quieren conocer el sentido de la vida, del universo, del todo, creando un mega ordenador que pueda dar la respuesta a la gran pregunta.

AAAAHHH!!! Si sois fans, alomejor quereis uniros a ZZ9 Plural Z Alfa, la Sociedad de Amigos de la Guía del Autoestopista Galáctico oficial. (www.zz9.org)




     Inicio de La Guía del autoestopista galáctico: “El espacio es grande. Muy grande. Usted simplemente se negará a creer lo enorme, lo inmensa, lo pasmosamente grande que es. Quiero decir que quizás piense que es como un largo paseo por la calle hasta la farmacia, pero eso no es nada comparado con el espacio. Escuche…” 


 -Mire usted-dijo Arthur con aire pensativo-, todo esto explica un montón de cosas. Durante toda mi vida he tenido la sensación extraña e inexplicable de que en el mundo estaba pasando algo importante, incluso siniestro, y que nadie iba a decirme de qué se trataba. -No-dijo el anciano-, eso no es más que paranoia absolutamente normal. Todo el mundo en el Universo la tiene.




2 comentarios:

  1. Me encanta que te haya gustado! De hecho, desconocía la película y tengo muchas ganas de verla. Por cierto, un buen lugar para su lectura Formentera, así seguro que no olvidaste la toalla :) Un besote Airin!!

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!