12 de junio de 2013

Muerte de un viajante

Esta obra teatral escrita en 1949 por Arthur Miller, está considerada como la antítesis del sueño americano. El espíritu del triunfador se opone a la cotidianidad y normalidad del ser humano. Es una obra que se puede leer muy rápido, muy amena y a la vez muy triste.
El protagonista de la historia es Willy Loman, un viajante de 63 años que se siente cansado de viajar y pretende quedarse en las oficinas de Nueva York. Tiene una mujer, Linda, y dos hijos, Biff y Happy, que en su día eran guapos y atléticos con un futuro prometedor a los que la vida les ha reservado un papel mucho más discreto en la sociedad. Willy siempre fomentó valores de triunfo entre sus hijos, hasta él mismo se creía un triunfador, cuando en realidad le costaba llegar a fin de mes y no era tan popular y querido como quería hacer ver a los demás. Willy tiene un hermano, Ben, el cual se le aparece bajo el ejemplo del éxito, ya que a los 19 años se fue a Africa y después de tres años en la selva volvió rico tras encontrar minas de diamantes.
La vida de Willy se tambalea, se siente perdido ya que no encuentra su sitio, como experto viajante, siente que en su vida siempre ha estado de paso.
Además del tema del existencialismo del ser humano, Miller trata otros temas como la sociedad del consumo, los errores en la educación de los hijos y sus consecuencias futuras, la derrota económica y el culto a la estética. Todo ello con un lenguaje de lo más normalizado y unas situaciones hoy en día aún más corrientes gracias a la omnipotente crisis.
A mí me ha gustado mucho, ya que su lectura ha sido muy liviana y te transmite muchos valores con un lenguaje directo, aunque al final, el desenlace es obvio...y triste, ya que se le acaba cogiendo cariño a este personaje tan anodino.
En la contraportada nos ponen:
"Willy Loman no es la persona más agradable que haya existido, pero es un ser humano, y le está ocurriendo algo terrible. Por eso debemos prestarle atención, evitar que acabe en la tumba como un perro viejo."

"La jungla es oscura pero está llena de diamantes."

2 comentarios:

  1. Me aburro...creo que me voy a morir de aburrimiento. Arthur Miller "Muerte de un aburrimiento" ¿A quién me recuerda este señor de la foto con esas gafas y ese sombrero?...

    ResponderEliminar
  2. puedes repetirmelo otra vez? Es que no te estaba atendiendo....
    pd: A mi me recuerda a un gran hombre con una gran hija detrás ;))))

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!