30 de junio de 2012

Adolf. Primera parte

Adolf es considerada la obra maestra del Dios del manga, Osamu Tekuka. Es un apasionante relato de 1.300 páginas divididas en dos tomos, que comienzan el los Juegos Olímpicos de Berlín y se extiende varias décadas hasta 1983. Adolf fue publicada en 1983, pocos años antes de su muerte en 1989, y ha cosechado numerosos premios (tantos que ocuparía media entrada).
Adolf narra una historia de ciencia-ficción que empieza en los años 30 con el auge del nazismo en la Alemania de Hitler. Tiene a tres Adolf como protagonistas: Adolf Kauffman, hijo de un alemán y una japonesa, simpatizante de las SS, Adolf Kamil, alemán y judío, y el propio Adolf Hitler.
Entre los niños, ambos residentes en Kobe (Japón) nace una amistad destinada al conflicto entre las familias. En sus manos, recaerán unos documentos que cambiarán el destino del mundo. Dichos documentos contienen una información sobre el propio Hitler, por ello, tanto la Gestapo como la "Kempentai" (policía secreta japonesa) van en su busca y utilizarán todos los medios necesarios para conseguirlos. Otro protagonista es Sohei Toge, cuyo hermano es asesinado al tener en su poder anteriormente esos famosos papeles. Togei, periodista deportivo, empezará a investigar sobre la misteriosa muerte de su hermano, iniciándose de esta manera una contínua huída de numerosos cuerpos policiales. Volviendo a los niños Adolf, Kauffman es llevado a Alemania para estudiar en una escuela de las SS, mientras Kamil sigue residiendo en Kobe con su familia. Pero esta separación no será la definitiva ya que sus destinos se volverán a encontrar.
Aunque es una obra de ciencia-ficción,  el nazismo y el exterminio del pueblo judío fueron acontecimientos que tristemente pasaron, acontecimientos que se plasman a la perfección con gran realismo en la obra, ya que el estar dibujado como un manga no quita la seriedad requerida. De hecho, me atrevería a comparar Adolf con otra obra maestra del cómic, Maus. Ambas tratan temas importantes y delicados a modo de viñeta, extensas y detalladas, conforman un diario de nuestra historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!