5 de mayo de 2012

Dublinés


Dublinés en un cómic que trata sobre la biografía de uno de los escritores más influyentes del siglo XX, James Joyce. El cómic está realizado por Alfonso Zapico, autor de La guerra del profesor Bertenev o Café Budapest. Esta obra surge a raiz de la fascinación de Zapico por Joyce, por lo que para su realización invirtió más de dos años reuniendo documentación y viajando a las ciudades donde se encuentran los estudiosos de la figura de Joyce. Este esfuerzo en obtener la máxima información sobre el autor se plasma perfectamente en la obra, ya que es muy rica en detalles y anécdotas de la vida de Joyce.
 A raíz de la cantidad de material obtenido, se celebró una exposición a modo de "making off" de la obra.
Dublinés nos aproxima más a este peculiar hombre que se haría famoso por su inconfundible y difícil estilo, muy influido por el  monólogo interior que descubriría de George Moore, otro escritor dublinés.
Antes de leer este cómic sabía que había de Joyce que había escrito Ulises (1916) y que era uno de los máximos representantes de Irlanda.
Algunos aspectos de la vida privida de Joyce fueron que se crió en un colegio fuertemente religioso, que perdió la virginidad con una prostituta, le encantaba salir y sobre todo beber (algo que heredó de su padre), con Nora no se casó hasta después de muuuchos años, fue un exiliado por voluntad propia, tuvo importantes problemas de visión y con la publicación de Ulises, su hija tenía esquizofrenia, sus amistades eran bastante irregulares, se mudó decenas de veces debido a su derroche de dinero y sus posteriores bancarrotas... y así un largo etcétera de informaciones sobre este autor.
La verdad es que en una ocasión tuve el Ulises frente a mí con la convicción de leerlo, pero tengo que admitir que sucumbí a las pocas páginas porque no entendía nada. Pero me alegra pensar que al igual que yo se encuentran muchísimas personas. Algo que no me gusta de algunas de estas grandes obras universales, es que para entenderlas tengas que leerte primero, por ejemplo en este caso, La Odisea así como un maneual de instrucciones sobre lo que significa cada giro estilístico y argumental que da Joyce en esta obra. No no y no. La literatura tiene que ser más asequible para el ciudadano medio, ya que luego pasa lo que pasa, que el leer este libro se convierte en una garantía  utilizada por snobs para demostrar su alta capacidad intelectual.
Hay una frase del propio Joyce que ilustra muy bien lo expuesto anteriormente:
"Escribí el Ulises para mantener ocupados a los críticos durante los próximos 300 años"

Pero además de Ulises, también escribió Retrato del artista dolescente (su primera novela en 1916), Dublineses, un libro de 15 cuentos (1914), la obra de teatro Exiliados (1918), o su última obra Finnegans Wake, cuyo primer título durante su producción fue "Work in progress". Esta última obra fue la culminación de la experimentación de Joyce con el lenguaje, ya que alternaba el inglés con palabras en otros idiomas.

Pero volviendo de nuevo al cómic, se me olvidaba mencionar que Joyce, como parte de varios círculos intelectuales de la época, se relacionaba con Ezra Pound, Yeats, Samuel Beckett, LeCorbusier, Proust, Virginia Wolf o incluso Lenin entre otros, los cuales aparecen todos en la obra.
Por tanto, me parece un cómic muy bien hecho (por esta obra se le concedió a Zapico una beca en La Maison de auteurs de Angouleme, donde vivió un año) y una forma divertida de acercarnos más a este excéntrico y peculiar autor.

 Ezra Pound sobre el estilo de James Joyce: “Querido Jim: Todo este caos es para mí como una visión divina o la fórmula para curar la gonorrea. No entiendo nada.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Dale vidilla al asunto!