10 de noviembre de 2010

Las hembras del cimarrón

Las hembras del cimarrón es una de las primeras novelas publicadas por la primeriza editorial Pez de Plata, una editorial independiente que promete. Su máxima, como dijo Boris Vian es : "ejercer una serie de efectos variados, agradables o desagradables: hacer reír al lector, hacerlo llorar, inquietarlo, excitarlo, aunque siempre materialmente". De esta manera, los relatos y novelas publicados, no nos dejarán indiferente. En Las hembras del cimarrón se entremezclan unas imágenes sugerentes para dar más vida a la lectura que corren a cargo del pintor asturiano Miguel G. Díaz.
El libro contiene 19 relatos, todo ellos relacionados entre sí bajo el denominador común del erotismo y relaciones varias que mantiene el protagonista. Los relatos tienen una fuerte carga erótica que hace que nos enganchemos a las aventuras y morbosidades del protagonista, que no son pocas. Me atrevo a decir, que como casi todas las lecturas eróticas, el libro se lee en menos de una hora, por lo menos en mi caso. Cabe resaltar el realismo y la crudeza con que los relatos están escritos, así como la sinceridad y la picaresca. Es un claro homenaje a las mujeres.
El autor es Marco Lúbrico, nacido en Almúñecar en 1951. Lo describen como un neurólogo heterodoxo, brillante y diabólico. En el blog de Pez de Plata, podemos encontrar una interesante entrevista donde nos habla más profundamente de su libro. Ah! Y tiene esa cosa llamada feisbuc.




“Tuvimos el mismo sueño: yo era el Capitán Trueno y ella Sigrid, y aunque éramos primos nos habíamos casado esa noche. Hubiésemos querido que aquella noche fuese eterna pero la eternidad es sólo un artificio de poetas y enamorados, hay una ley inexorable que liquida los momentos.
Al día siguiente nuestros aviones volaron a ciudades distintas. Pero, ¿Qué importa el tiempo sucesivo si hubo una plenitud, una noche?”


"El amor sí es importante. Enamorarse mitiga el paso de los años y renueva sensibilidades. Pero el amor civilizado no existe. El amor, o es locura, o no es nada. El sexo es un sustituto aceptable y sirve para desintoxicarnos de los amores verdaderos. Y también para pasar el tiempo.
Porque sabemos que no hay pasado ni futuro, que venimos del caos y que vamos hacia la nada.
Pero en medio, hay que vivir."

"Sois yo, soy vosotras" (José Hierro)

4 comentarios:

  1. Auuuuuuuro12/11/10 14:17

    te noto muy romanticona airin...
    jurjur...

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Airin, por ofrecernos estas sensaciones.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a vosotros por deleitarnos con estas interesantes lecturas. Saludos.

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!