26 de marzo de 2010

Productos químicos y psicología de masas.

El siguiente documental francés, “Nuestros hijos nos acusarán” nos recuerda el impacto de la utilización de los productos químicos en los cultivos y por consiguiente en nuestra salud. Nos encontramos ante uno de los retos más graves que arrastra el planeta, la polución química sobre la salud de las personas. Los niños, las nuevas generaciones, son los que más están sufriendo el problema. El impacto en nuestra salud, y en el medioambiente es de sobra conocido por todos, el tema se conoce. Lo único que falla, y es lo más importante, es el compromiso político, pero en este tema y en los demás. Los políticos, esa especie despreciable que nos engaña constantemente y sólo busca su propio interés, no están dispuestos a solucinar ciertos problemas, como el que se trata ahora. ¿Por qué? Pues porque no les sale rentable, no les interesa, así como tampoco quieren que nosotros, la masa, conozca la verdad. Me viene ahora a la cabeza el libro, "Yo acuso", de Emile Zola, que en estos momentos estoy leyendo. En él, Zola refleja más que bien el sentimiento de rabia e impotencia, ante las injusticias, mentiras y manipulaciones del Estado, del poder judicial, la iglesia, y medios de comunicación. Os lo recomiendo.
En “Nuestros hijos nos acusarán” aparecen discursos de científicos ante la UNESCO y también testimonios realmente estremecedores de afectados. Este tipo de documentos son vetados de los circuitos oficiales que sólo suelen proyectar películas de entretenimiento, y es difícil que lleguen a gran cantidad de público. En este momento hay una campaña que promueve que sean muchas las personas que vean este trailer de Youtube, para así mostrar el interés que despierta, e intentar, que en el futuro se estrene en nuestras pantallas. Aunque hagan caso omiso, cosa que es bastante, por no decir completamente probable, tenemos que hacernos oír, con nuestros métodos, a nuestra manera. El cantautor Paco Ibáñez, suele decir una frase que a mí particularmente me gusta mucho: "Nos queda la palabra". Y así es. Puede que los poderes públicos y medios de comunicación nos controlen limitando nuestros medios de expresión o manipulando la realidad, pero nunca nos podrán quitar la palabra.



Y el siguiente documental es, “El siglo del individualismo″ el primero de una serie de 4 documentales que produjo la BBC. Esta serie está considerada por muchos, entre ellos yo misma, como una de las series cumbres del Periodismo documental, entre otras cosas, porque los propios protagonistas, como el sobrino de Freud, Eduard Barneys, explica cómo logró identificar la democracia con el consumo y cómo han dirigido las mentes de las masas a través de las Relaciones Públicas. Trabajó con las grandes corporaciones, enseñándoles cómo hacer que los consumidores deseasen cosas que realmente no necesitaban a través de los deseos inconscientes. Además, surge un componente político de control de la sociedad, pues se consigue que las masas sean dóciles…y una idiotización colectiva que le viene muy bien al poder.




"Repito con la más vehemente convicción: la verdad está en camino, y nada la detendrá" (Emile Zola)


3 comentarios:

  1. Hola d nuevo. Quiero decir: No solo las generaciones venideras sufrirán las causas d nuestra "locura", nosotros también las sufrimos aunque parece q nos hemos "acostumbrado" a vivir en la "mentira".

    SOLO nosotros podemos cambiar esta actitud ya que los "goviernos" son los que nos inducen a llevar una vida "esclava" d sus ideas.

    La verdad nos hará libres.

    ResponderEliminar
  2. "...la libertad en la elección de la ideología, que refleja siempre la coacción económica, se revela en todos los sectores como la libertad para siempre lo mismo." (T.H. Adorno)

    Tan pesimistas predicciones, se erigen como un poderoso estímulo, para aquellas conciencias críticas, que tratan de paliar aquellos aspectos que consideramos injustos en la soiedad donde convivimos.Para ello disponemos de dos poderosas herramientas: la palabra, inductora natural del pensamiento, y que encuentra en este blog un poderoso aliado para romper la censura impuesta por el "stablishmnet mediático", y una voluntad de acción, que se concreta en este caso en la capacidad que tenemos todos los consumidores, para elegir los productos "ecologicos", con la garantía para nuestra salud que eso conlleva.Ésto supone que debemos hacer un esfuerzo por deshacernos de todas aquellas promesas (incumplidas),con las que la publicidad nos acosa con respecto a sus productos, así como de los prejuicios hacia lo desconocido, (los productos "ecológicos no salen en la TV, por lo tanto generan desconfianza).En cuanto al coste económico, no resultan mucho más caros que los productos industriales, aunque su búsqueda, sí puede requerir una inversión de tiempo del que no siempre disponemos.Las ventajas que nos proporcionan son numerosas; junto a las que vemos en el documental, yo añadiría dos: contribuyen a un desarrollo socioeconómico sostenible y justo, (ya que en su producción intervienen numerosas economías familares), y por otro lado nos devuelven el placer de disfrutar con la comida.
    (Atenion)

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!