2 de marzo de 2010

Difícil Faulkner

Hacía bastante tiempo que no me ocurría. ¿El qué? os preguntaréis. Pues bien: el tener que dejar un libro a la mitad, no a las pocas páginas de empezar que suele ser más normal, sino a la mitad, ni al principio ni al final, a la mitad. Y esto es lo que me ha pasado con el amigo William Faulkner, que gracias a su compleja y enrevesada prosa me he cansado de intentar comprender, o mejor dicho, me he cansado de leer páginas y párrafos en los que escribe mucho y no dice nada. No quiero desmerecer a Faulkner ni mucho menos, sólo cuento mi experiencia como lectora, que en este caso ha sido algo (por no decir muy) frustrante, ya que el dejar un libro a la mitad sólo me ha pasado con Lolita, otro clásico como es Nabokov, y personalmente es algo que no me gusta. Una vez que llegas a la mitad, ya estás de lleno (o medio lleno, según el libro) en la trama, es el momento en el que ya tienes curiosidad por saber cómo va acabar la historia y sus personajes.
El libro del que hablamos es Palmeras Salvajes (1939), el cual es una combinación de dos relatos, Las palmeras salvajes y El viejo. Estos relatos se caracterizan por el drama psicológico y la (gran) profundidad emocional de sus personanjes, de hecho estas dos premisas fueron los pilares de su obra.
William Faulkner (1897- 1967) fue un escritor y poeta estadounidense, cuyo verdadero apellido era Falkner (el apellido lo cambió por motivos comerciales). Además del drama psicológico ya anteriormente mencionado, es conocido por sus larga y serpenteada prosa, así como por un léxico meticulosamente seleccionado no apto para cualquiera. La novela que confirmó su madurez como escritor fue El ruido y la furia (1929), novela en la que utilizó por primera vez el diálogo interior ( posteriormente éste será muy utilizado en sus obras posteriores).
Sus logros fueron reconocidos internacionalmente en 1949 al concedérsele el Premio Nobel de Literatura, y en 1955 el Premio Pulitzer por Una Fábula. Continuó escribiendo, tanto novelas como cuentos, hasta su muerte en Oxford, el 6 de julio de 1962.
Con todo mi pesar, tengo que decir: "¡Hasta la próxima Faulkner!". Que puede que la haya, o no. Pero ahora al menos, si alguien me pregunta sobre este complejo autor, ya tendré una idea sobre él y su estilo, y podré contestar "La verdad es que no es de mis favoritos".

A continuación, un fragmento de una entrevista:

-Usted dijo que la experiencia, la observación y la imaginación son importantes para el escritor. ¿Incluiría usted la inspiración?

-Yo no sé nada sobre la inspiración, porque no sé lo que es eso. La he oído mencionar, pero nunca la he visto.

-¿Existe alguna fórmula que sea posible seguir para ser un buen novelista?

-99% de talento... 99% de disciplina... 99% de trabajo. El novelista nunca debe sentirse satisfecho con lo que hace. Lo que se hace nunca es tan bueno como podría ser. Siempre hay que soñar y apuntar más alto de lo que uno puede apuntar. No preocuparse por ser mejor que sus contemporáneos o sus predecesores. Tratar de ser mejor que uno mismo. Un artista es una criatura impulsada por demonios. No sabe por qué ellos lo escogen y generalmente está demasiado ocupado para preguntárselo. Es completamente amoral en el sentido de que será capaz de robar, tomar prestado, mendigar o despojar a cualquiera y a todo el mundo con tal de realizar la obra.

-Entonces la falta de seguridad, de felicidad, honor, etcétera, ¿sería un factor importante en la capacidad creadora del artista?

-No. Esas cosas sólo son importantes para su paz y su contento, y el arte no tiene nada que ver con la paz y el contento.
..................................................................................................................................

"Se le volvió una obsesión; comprendió con tranquilidad que oculta, quieta y decentemente se había vuelto un poco loco." (Las palmeras salvajes)

"EN MI OPINIÓN, LOS HECHOS NO TIENEN NADA QUE VER CON LA VERDAD."



7 comentarios:

  1. si llevas mal a faulkner o nabokov, entonces lo pasarás fatal con henry miller, que es como bukowski pero en florido, enrevesado y frases tamaño párrafo.

    los únicos libros que he dejado de leer a la mitad siempre que los he empezado han sido "erewhon" de samuel butler y "good omens" de gaiman y pratchett; ambos por motivos distintos, pero persistentes.

    ResponderEliminar
  2. Pues no te creas, de Miller sólo leí Trópico de cáncer y recuerdo que me gustó bastante. Yo no compararía a Faulkner con Miller...
    Aunque claro, también depende de cada uno. De los autores que mencionas no tengo ni idea, es la primera vez que tengo conocimiento de ellos. Más para la lista.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. a mí miller me gustó mucho cuando lo topé por primera vez de adolescente, pero con el paso de los años lo encontré progresivamente insufrible por rollista y pesao.

    a la hora de la verdad tanto miller como bukowski están siempre "hablo de mí, que soy un perdedor, menos con las mujeres", pero al menos bukowski es conciso y tiene mucho más sentido del humor.

    mi comparación faulkner/miller era por lo farragoso: temáticamente poco tienen que ver.

    ResponderEliminar
  4. Airin, prueba con "Santuario", que es una de sus primeras novelas y no tiene el estilo enrevesado de sus novelas posteriores.
    Piensa que si lo hubieras intentado con "Absalom, Absalom!" o "Desciende Moisés", no hubieses pasado seguramente de las primeras doce páginas.

    ResponderEliminar
  5. Dejaste a Nabokov y su lolita a medias!!??
    Personalmente me gustan los escritores rusos y sus novelas psicológicas. Chejov, Dostoievski, Tolstoi, etc comprenden muy bien el interior (y las miserias) de las personas.
    Nabokov tal vez se podria decir que es la version americana y light de esos autores rusos (quiza alguien que "entienda" opina que digo una burrada). Si no te gustó Nabokov tal vez no disfrutes esos grandes de la historia que te recomiendo. Pero antes de morir debes plantar un arbol, escribir un libro y leerte varios de la novela rusa de hace años...jeje.

    P.D sieniendolo mucho faulkner, despues de tu reseña, no será leido por mi en algun tiempo

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, no pude con Nabokov...Se me atragantó pero bien.
    Respecto a los escritores rusos ¡¡a mí también me gustan!! He tenido un par de temporadas intensivas de literatura rusa/ucraniana, y seguro que volveré a tener otra. Estoy de acuerdo en que rerflejan muy bien la psicología humana con un estilo sencillo pero muy bien elaboradao. Además de contarte una historia, describen la sociedad rusa de la época, el vasallaje, la época zarista y costumbres. El próximo libro de literatura rusa que quiero leer (tengo una lista de libros curiosa) es Almas Muertas,la obra maestra de Nikolai Gogol.
    Hasta pronto Dani!

    ResponderEliminar
  7. Ángel Luis Solano17/3/11 21:16

    A mí también me ocurrió lo mismo con Lolita, ¡dos veces! Muy bien escrito, con frases memorables, pero al final me acabé cansando de esa trama que parece que de vueltas sobre sí misma una y otra vez sin llegar a nada. Y en cuanto a Faulkner, me rendí con El Villorrio, a pesar de que contiene alguno pasajes sublimes. Aunque El ruido y la furia me gustó mucho.
    Yo no compararía a Miller con Faulkner. El primero es claro, directo y ágil, lo lees y lo comprendes de una pasada; mientras que el segundo es farragoso y en más de una ocasión te tienes que leer la frase varias veces para saber a qué está haciendo referencia.

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!