2 de enero de 2010

Virtudes del cagar

Extracto de un rarísimo documento encontrado en un mercadillo en Barcelona. Data del siglo XIX, y como comprobaréis, es de lo más ingenioso y divertido, pasando por lo escatológico, pero hablando de un tema tan fisiólogico y natural como el cagar, difícil que no lo sea.

Nuevo discurso pronunciado en Cátedra cagatora de la Universidad de Ensulamanca: por Macario Cagón.

Mejor cosa es el cagar, que el beber y el manducar.
Son palabras de un cagón que cagaba con tesón.

Fragmento de la Primera Parte

El emperador de China,
el sultán de Palestina
y otros príncipes de Oriente,
el de Francia y el de España, todos los emperadores,
duques, marqueses y señores,
que en mundo haber podrá, todos los que existen ya
y todos los que ha habido,
menos poder han tenido ni jamás podrán juntar,
como el señor don cagar.
Caga, si todo animal,
caga el rico menestral,
caga el sabio, el ignorante, la hormiga y el elefante
caga la gente de capa
lo mismo que el rey y el papa
y por fin caga también, todo culo que va bien
pues como dice el refrán inventado por Adán,
que después de haber cagado queda el cuerpo descansado
y pujando y repujando
mierda del culo va saltando.

Fragmento de la Segunda Parte

El cagar os podrá dar fuerzas para trabajara,
ganas de mover los dientes y tratar con los parientes;
él hará coser los sastres y evitará mil desastres;
a los carriles andar y a los marchantes comprar;
escribir a los notarios y ocupar los boticarios,
a los músicos tocar y a las muchachas bailar.
Aquel que no cagará nada de lo dicho hará.
Aquí tenéis la razón y apoyo de mi opinión,
de que el cagar es bonísimo aunque su olor poquísimo
pues la nariz que atrapa el efecto de la jalapa
y otras purgas más activas
hacen las salivas hasta el más puerco y tenaz.
Tres horas más hablaría y aún no concluiría,
pero me avisa el culo con natural disimulo,
que acabó su cometido,
y por esto me despido encargándoos muy bien
que caguéis por siempre. Amén. (Anónimo)

Ésto ha sido sólo una selección del texto original, ya que es mucho más amplio y tuve que seleccionar tan sólo una pequeña parte.

5 comentarios:

  1. puedes completar tu biblioteca fecal con este libro: http://www.libreriadesnivel.com/fichalibro.php3?ID=5485

    ResponderEliminar
  2. Y otro que no está mal, es el de Gracias y desgracias del ojo del culo, del distinguido Francisco de Quevedo. Para que luego digan que la literatura es aburrida...

    ResponderEliminar
  3. Dicen que no hay placer más exquisito...que cagar bien despacito.....

    ResponderEliminar
  4. De este escatológico poema que citas, hay otros versos muy divertidos, como estos en latín macarrónico:

    Cagat homo, cagat mona,
    et cagat omnia persona.
    Palabras de un boticario
    que cagaba en un armario.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, Jordi, ¡esa es tu parte favorita!

    ResponderEliminar

¡Dale vidilla al asunto!